13 septiembre 2019

Actualidad

Actualidad al día. Andalucía. Alimentación. Autoconsumo Eléctrico

Crónica Jornada sobre Autoconsumo Eléctrico para el Mercado Agroalimentario*

Autora: Eva Gonzalez Vicente, Contratada de la Universidad de Castilla-la Mancha

Palabras clave: Energías renovables; Autoconsumo eléctrico; Sector agroalimentario

Resumen:

El pasado 12 de junio de 2019 tuvo lugar en la Diputación de Córdoba una Jornada relativa al Autoconsumo Eléctrico para el Mercado Agroalimentario organizada por la Unión Española Fotovoltaica (UNEF).

Estos encuentros resultan obligados a raíz de la reciente publicación del Real Decreto 244/2019, de 5 de abril, “por el que se regulan las condiciones administrativas, técnicas y económicas del autoconsumo de energía eléctrica”, que suscita un gran interés en el sector. A este foro asistieron fundamentalmente empresas relacionadas con el mercado agroalimentario y eléctrico. No es casualidad que esta jornada fuera dirigida a este sector, pues el nuevo Real Decreto ofrece condiciones atractivas para este mercado, especialmente si la comparamos con la anterior regulación (RD 900/2015, de 9 de octubre)

Si bien el autoconsumo no es un tema novedoso, sí lo son las condiciones que la nueva regulación trae consigo, como se puso de relieve desde el principio de la Jornada, que estuvo dedicado a aclarar las novedades más importantes del Real Decreto 244/2019; que pueden resumirse en lo siguiente:

  • la simplificación administrativa a la hora de instaurar un sistema de autoconsumo, necesaria para fomentarlo, pues la complejidad de los anteriores procedimientos era el primer obstáculo que los interesados se encontraban al iniciar el procedimiento.
  • la opción de acogerse a un sistema de autoconsumo colectivo, que estuvo vedada en la regulación precedente y que fue objeto de numerosas críticas al restringir de forma notable la utilización de esta alternativa al sistema convencional.
  • la posibilidad de poder compensar la energía no consumida que se vuelca a la red, otra restricción recogida en la normativa que igualmente en la nueva regulación se ha superado, siendo ahora posible compensar en la factura de la luz la energía que se gasta con la energía que se genera.

La encargada de realizar este desglose normativo fue Raquel Vázquez Meco, “project manager” del Departamento Solar de IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía). Para quienes no lo conozcan, se trata de un organismo  adscrito  al  Ministerio para la Transición Ecológica, cuya finalidad es la consecución de los objetivos que en materia de eficiencia energética nuestro país debe cumplir.

Además de explicar los cambios normativos más significativos, tranquilizó a los presentes señalando que la Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC) ha establecido un plazo prudente de tres meses para acordar los protocolos de tramitación, durante el cual las distribuidoras y demás empresas deben organizarse y formarse para poder responder a las necesidades del servicio.

La segunda ponencia estuvo enfocada al mercado agroalimentario y sus necesidades, en concreto sobre qué puede el autoconsumo aportar a este sector, entrando así en las cuestiones más específicas.

Esta parte estuvo a cargo de tres representantes de distintos colectivos que aportaron así enfoques diferentes. En primer lugar, Trinidad Márquez, responsable técnica y de medio ambiente de la Federación Española del Vino, expuso el plan de actuación de esta organización frente al cambio climático, consistente en:

  1. Inversión directa para facilitar el acceso a la tecnología.
  2. Acción I+D+I para nuevos productos.
  3. Formación y divulgación, pues hay falta de concienciación y de conocimiento de herramientas útiles para combatirlo.

En esta dirección, el autoconsumo es una herramienta indiscutible, pues, a modo de ejemplo, 400 KW de potencia instalada reducen 176 toneladas de CO2 / año, además del evidente ahorro en la factura.

Otra medida innovadora que han puesto en marcha para combatir el cambio climático ha sido la creación del certificado “Wineries for Climate Protection” orientada a la mejora continua y a la sostenibilidad por parte de las bodegas, basado en el cumplimiento de estos objetivos: reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y de los residuos, una mejora gestión del agua, eficiencia energética y energías renovables.

Por su parte, Jose Vicente Espino Asenjo, director ejecutivo de Enerdós (empresa de energía renovable de Córdoba) se centró en los beneficios del autoconsumo como un aliado económico-empresarial, pues permite reducir la factura energética; sin olvidar el valor añadido que supone, puesto que cada vez son más numerosas las empresas y clientes extranjeros que exigen etiqueta verde a las empresas.

Finalmente, Francisco Espinosa, socio director A.C.E (Asociación de Consumidores de Electricidad) expuso las bondades de la agregación de demanda y el necesario impulso que necesita. Su proyecto consiste en la gestión activa de la demanda eléctrica con la finalidad de adaptar la demanda de energía a la producción.

Otro proyecto interesante es el denominado IREMEL, que consiste en la integración de recursos energéticos a través de mercados locales de electricidad que IDEA y OMIE (Operador del Mercado Ibérico de Energía) están gestionando a fin de conocer los requerimientos de flexibilidad y las capacidades de gestión de recursos energéticos distribuidos existentes hoy en día.

Una de las sesiones más enriquecedoras fue la dedicada a los casos de éxito reales de autoconsumo en el sector agroalimentario, moderada por Juan Ruiz, periodista de El Día de Córdoba.

El primero en intervenir fue Javier Carroquino, coordinador del proyecto Life Rewind desarrollado en las Viñas del Vero. Se trata de un proyecto europeo de investigación llevado a cabo en la Universidad de Zaragoza, en el cual se propone que la energía necesaria para las actividades económicas en el medio rural se obtenga desde fuentes renovables. De este modo materializa y hace real el autoconsumo, ya que utilizan placas fotovoltaicas para generar la energía necesaria para la depuradora de agua de la bodega y parte del riego de los viñedos. Esta instalación no está conectada a la red, utilizando además la energía sobrante para la obtención de hidrógeno para poner en circulación vehículos que usan este gas. Con este proyecto se pretende demostrar que la energía fotovoltaica es viable técnicamente y por supuesto rentable en aplicaciones de riego.

Otro proyecto interesante estuvo a cargo de Patricia Ruiz, directora general de Abaste, diseñado para llevarse a cabo en septiembre. Consiste en la instalación de placas solares para abastecer actividades agropecuarias durante todo el año. Se llevará a cabo un autoconsumo en red, por lo que seguirá conectado a la misma y no se verterán los excedentes a la red. Se calcula en 178.000 KW la potencia que se necesita, de los que 149.000 KW van a cubrirla con la fotovoltaica. Por tanto, consumirá todo lo que se va a generar y la diferencia restante la tendrá que obtener de la red. Con este proyecto, además de todos los beneficios que la utilización de energías renovables acarrea, se calcula que el cliente recuperará su inversión en un plazo de 12 años y que al año ahorrará una media de 12.000 € en electricidad.

Ciertamente, estos dos ejemplos nos muestran cómo el autoconsumo es ya una realidad que además de estar en funcionamiento, va en expansión sobre la base de una tecnología con cantidad de posibilidades. Así lo ilustró Andrés Franco Jiménez, consejero delegado de ISIGENERE al explicar como modelo la instalación que viene funcionando desde hace 10 años en la ciudad de Alicante, con placas solares flotantes en el mar.

Aunque esta idea puede parecer muy lejana al sector agroalimentario, el cual se desarrolla principalmente en zonas de interior, nada imposibilita que las mismas se instalen en la superficie de las balsas, aprovechando así un triple beneficio: generación de electricidad renovable de forma más óptima gracias a los reflejos del agua, mejor preservación del agua, reduciendo en un 80% su evaporación y preservando la superficie de tierra para el desarrollo de las actividades agropecuarias.

Por su parte, Juan Bolaños Jurado, encargado del marketing y comunicación de Bodegas Robles SA detalló que las instalaciones fotovoltaicas que se encuentran en la bodega tuvieron un coste de inversión de 18.200 € y suponen un ahorro anual de 3.300 €, que se traduce en un ahorro de la factura del 32%. Otro caso de éxito fue el expuesto finalmente por Pablo Pérez-Bedmar, director de marketing y producto de la empresa Powen.

Los avances de la tecnología fotovoltaica han hecho posible el abaratamiento de los costes de la fabricación e instalación, por lo que los consumidores individuales cada vez tienen más a su alcance llevar a cabo su inversión sin necesidad de financiación. Pero no en todos los casos. Por ello, entiendo que fue un acierto de los organizadores invitar a los encargados de financiar los proyectos de autoconsumo. Los ponentes Pedro Rivero Torre, presidente de Liberbank e Itziar Sogo Aldamendi, responsable de financiación de proyectos de energía en Europa, Medio Oriente, África y USA del BBVA, coincidieron en que la intervención de las entidades de crédito augura el requisito primordial de que lo que se financia sea sostenible y viable. En otras palabras: que lo que se presta sea devuelto.

Para finalizar la jornada se realizó una mesa de debate sobre las barreras que quedan por eliminar en la que intervinieron Jaime Goyanes Moreno de Alborán, responsable producto fotovoltaico Enel-X Iberia (Endesa); Rafael Medina Alcalá, director de operaciones de Solar del Valle Ingeniería e Instalaciones y Ernesto Segurado Rodríguez, director de la división de ingeniería civil MAGTEL Renovables

A pesar de los problemas que en la práctica aparecen y las pequeñas trabas que todavía quedan por resolver, pendientes del desarrollo del RD 244/2019, en esta Jornada ha quedado patente que el autoconsumo ya se está desarrollando con resultados positivos, lo que solo augura una continuada expansión. Merced al nuevo marco regulatorio, las empresas del sector ven factible los objetivos propuestos en materia de autosuficiencia, energías renovables y autoconsumo. Atrás parecen haber quedado los impedimentos levantados por el RD 900/2015, de 9 de octubre, de modo que el panorama actual cada vez se dibuja más próspero para estas tecnologías, en el que nadie se quiere quedar atrás.

——————–

* Este documento ha sido realizado dentro del marco del Proyecto de Investigación SBPLY/17/180501/000343 DE LA JCCM (Cofinanciado con fondo FEDER)